Carragenina

| | ,

Carragenina, aditivo alimenticio que inflama el intestino

Qué es la carragenina?

La carragenina (iota) es un aditivo alimenticio sin valor nutritivo, del cual muchos nunca han oído hablar. La carragenina se extrae de las algas rojas (Chondrus crispus – imagen de arriba) y se ve saludable, después de todo es de origen natural. La carragenina se utiliza a menudo para espesar las leches vegetales, además de los alimentos con bajo contenido de grasa (ligera o sin grasa). Ayuda a estabilizar las bebidas que pueden separarse como leche chocolatada, hace que los helados sean más cremosos, es parte de los batidos listos para beber, se puede añadir a las carnes procesadas para dar liga, y mucho más.

¿Es peligrosa la carragenina? Agente inflamatorio

La carragenina se ha utilizado durante décadas como espesante en una amplia variedad de alimentos, pero una creciente cantidad de pruebas plantea interrogantes sobre su seguridad. Los estudios demuestran que la carragenina puede causar inflamación, llevando a enfermedades del tracto digestivo, síndrome del intestino irritable, colitis, resistencia a la insulina, diabetes e incluso cáncer.

Efectos negativos de la carragenina

  • Inflamación
  • Sindrome del intestino irritable
  • Diabetes tipo 2 y resistencia a la insulina
  • Coleitis
  • Cáncer

Alimentos y productos con carragenina

La carragenina (también llamada E407 o extracto de algas marinas) puede estar presente en los siguientes alimentos:

  • Leche vegetal (soja, almendra, arroz, coco);
  • Yogur, leche fermentada, bebidas lácteas, crema;
  • Leche chocolatada;
  • Suplementos nutricionales
  • Helado
  • Queso crema, requesón
  • Postres a base de soja
  • Sopa enlatada;
  • Pizza
  • Platos congelados
  • Carnes procesadas
  • Aderezo para ensaladas
  • Barras de cereales de supermercado
  • Chocolate
  • Piensos para animales
  • Alimentos para niños y muchos otros productos.

El consumo estimado en la dieta humana es de 18 a 40 mg/kg/día. Una persona de 60 kg ingiere entre 1.000 y 2.400 mg de carragenina al día.

Tipos de carragenina

La carragenina es especialmente común en las leches vegetales, que son cada vez más consumidas por quienes desean evitar la lactosa. Existen dos tipos de carragenina: degradada (bajo peso molecular) y no degradada (alto peso molecular). La versión no degradada está aprobada para su uso en productos alimenticios, mientras que la versión degradada es un carcinógeno conocido. El problema es que la carragenina alimentaria (no degradada) también trae una serie de problemas al organismo, como lo demuestran varios estudios científicos. Puede degradarse durante el procesamiento de los alimentos o puede estar ya contaminado por pequeñas moléculas de carragenina degradada.

Enfermedades consecuencias del abuso de aditivo carragenina (iota)

Cáncer y colitis

La carragenina alimentaria es un cofactor en la producción de lesiones cancerosas. Inflama las células, principalmente en la mucosa intestinal, y produce ulceraciones que se asemejan a la colitis ulcerosa. Muchos expertos creen que la carragenina promueve la inflamación del colon al alterar el equilibrio de la microflora intestinal. El papel potencial de la carragenina en el desarrollo de pólipos y lesiones malignas en el tracto digestivo y en la enfermedad inflamatoria intestinal hace que su uso como aditivo alimentario sea riesgoso. Los pólipos pueden evolucionar en cáncer de colon.

Inflamación e inmunidad

La exposición a la carragenina causa inflamación cuando comemos alimentos que contienen el espesante, incluso en pequeñas dosis. Se sabe que la inflamación crónica es la causa inicial de muchas enfermedades graves, incluyendo enfermedades cardíacas, Alzheimer, Parkinson y cáncer. El sistema inmunológico puede volverse hiperreactivo en contacto con la carragenina, resultando en una mayor respuesta inflamatoria.

Diabetes

Cuando las ratas de laboratorio y las células hepáticas humanas están expuestas a bajas concentraciones de carragenina durante sólo 18 días, ambas desarrollan intolerancia a la glucosa y resistencia a la insulina, lo que puede conducir en prediabetes y posteriormente diabetes tipo 2. La carragenina activa dos mecanismos que contribuyen a la enfermedad: estimula la producción de mediadores químicos que incitan a la inflamación y reduce las señales que deberían mejorar la función de la insulina. El resultado es una falta de control en el metabolismo del azúcar, el primer paso hacia la diabetes.

¿Hay carragenina en productos orgánicos?

Los alimentos orgánicos no están libres del aditivo. Por lo tanto, lea siempre la etiqueta y evite la carragenina, que también puede describirse como E407 o extracto de algas marinas. Estas algas naturales pueden estar dañando su salud!

Previous

Moringa

Deja un comentario