Moringa

| |

La Moringa oleifera es una leguminosa originaria de Asia y también se cultiva en países de América latina. Moringa ha ganado popularidad como “superalimento” por su perfil altamente nutritivo, con acciones antiglicémicas, antiinflamatorias, antioxidantes y de protección de los tejidos, entre otros muchos beneficios para la salud.

Beneficios de las Hojas de moringa

La parte más consumida es el polvo de hojas deshidratadas, aunque las vainas, la corteza, las flores y las semillas también son comestibles. Las hojas de Moringa oleifera son las más estudiadas y son beneficiosas en muchas enfermedades crónicas:

  • La hipercolesterolemia (colesterol alto),
  • Presión arterial alta
  • diabetes tipo 2 y resistencia a la insulina – Comidas para diabéticos
  • Esteatosis hepática no alcohólica (hígado graso)
  • Cáncer
  • inflamación en general.

Proteínas de la moringa

El polvo de hoja seca contiene casi un 30% de proteína cruda, pero de este total, un 70% es proteína insoluble. A pesar de la considerable cantidad de proteína cruda, la mayor parte no se digiere, incluso después del tratamiento térmico y químico. Es decir, en 100 gramos de hojas en polvo hay aproximadamente 8 gramos de proteína utilizable, que sigue siendo muy buena.

Carbohidratos y grasas

La moringa proporciona 9 gramos de carbohidratos en 100 gramos de hojas secas molidas, de los cuales 2 gramos son de fibra. El contenido en lípidos de las hojas es pequeño, sólo 2 gramos. Sin embargo, las semillas están bien concentradas en ácidos grasos, suministrando principalmente omega-3, omega-9 y omega-6.

Nutrientes que contiene la moringa

La moringa es una fuente de vitaminas, minerales y aminoácidos. Sus hojas son ricas en complejo B, vitamina C, betacaroteno, luteína y minerales, principalmente hierro, calcio y potasio.

Antioxidantes

Moringa es rica en varios antioxidantes: polifenoles, flavonoides (ácido clorogénico, ácido elágico, ácido férrulico), quercetina, isotiocianatos, taninos, saponinas. Estos antioxidantes producen buena parte de sus efectos terapéuticos.

Inflamación y oxidación

La inflamación y el estrés oxidativo pueden conducir a enfermedades crónicas como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades neurodegenerativas, la artritis y la obesidad.

La inflamación y la oxidación hacen que el cuerpo envejezca más rápido y alteran la funcionalidad de las membranas celulares. La moringa combate estos dos procesos negativos, contribuyendo a mejorar la salud.

Acciones terapéuticas

Moringa se ha utilizado durante generaciones para tratar y prevenir la diabetes, las enfermedades cardíacas, la anemia, la artritis, las enfermedades del hígado, las enfermedades respiratorias, la piel y los trastornos digestivos. La moringa protege los tejidos de varios órganos: hígado, riñones, corazón, pulmones y testículos. Los estudios muestran otras acciones: analgésico, antiulceroso, antihipertensivo, radioprotector y estimulante de la inmunidad.

Colesterol y diabetes

La Moringa oleifera puede reducir los niveles de colesterol oxidado al reducir potencialmente el riesgo de formación de placa en las arterias y las enfermedades cardíacas. También controla la diabetes al reducir los niveles de azúcar en la sangre y la resistencia a la insulina.

Cerebro

Estudios recientes muestran que las hojas de moringa protegen el cerebro y proporcionan antioxidantes para combatir el estrés oxidativo en la enfermedad de Alzheimer. Moringa parece ser capaz de normalizar los neurotransmisores serotonina, dopamina y noradrenalina en el cerebro, y estos juegan un papel clave en la memoria, el estado de ánimo, las respuestas a estímulos como el estrés y el placer, y la salud mental.

Bacterias y hongos

Moringa tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas, es decir, combate las infecciones. Ha sido eficaz contra los tipos de hongos que causan problemas en la piel y en cepas de bacterias responsables de infecciones del tracto urinario y del aparato digestivo.

Cicatrización de heridas

Otra acción interesante es la cicatrización de heridas y la aceleración de la coagulación, reduciendo el tiempo de sangrado en rasguños y cortes.

Cómo utilizar las hojas de moringa

Las hojas de Moringa no son tóxicas, incluso a altos niveles de consumo. El polvo de hoja o la harina de moringa pueden ser añadidos en forma de jugo o preparados en forma de té. El sabor es suave. La dosis recomendada es 1 cucharadita 2-3 veces al día. Dosis muy altas pueden tener un efecto laxante.

Moringa: Contraindicaciones y Efectos Secundarios

No hay contraindicación, es un alimento natural y no tiene efectos secundarios. Para mayor seguridad, las mujeres embarazadas y lactantes deben consultar a su médico.

Previous

Polifenoles

Carragenina

Next

Deja un comentario